miércoles, 7 de noviembre de 2007

Si es Alex las mallas se verán bien

Cuando empezaba mi fascinación por los comics, el trazo, las líneas y expresiones caricaturizadas de los personajes me cautivaban mucho y a veces pensaba, ¿cómo sería en la vida real, si spiderman existiera?, ¿delgado?, ¿alto?, ¿promedio? ¿y superman o batman, así de musculosos? ¿Se verán igual de chingones saltando en esa pose? ¿Hulk medira tantos metros? ¿Las alas de arcángel serán como de cisne, o un halcón? Es imposible no mencionar cierta decepción cuando te topas con una película setentera muy mala de spiderman, y el actor no solo es un larguirucho, tieso, no-agraciado y tristemente disfrazado superhéroe con “mallas”, piensas: “bueno, no le hacen nada de justicia al personaje (ni mencionar al pobre guey que disfrazaban para los eventos de editorial novedades). Tampoco ayuda ver a un Kirk Alyn y George Reeves en el papel de superman con un look muy cuarentón y ligeramente panzón disfrazado en lo que sería el hombre más poderoso del mundo en blanco y negro… “en mallas”. Así, deslindé toda realidad de la ficción, obligándome a pensar que un personaje a pesar de usar mallas, son como una segunda piel y sus gestos y perspectivas siempre lo harán lucir como lo que es: un superhéroe.

Entonces a mis 17 años cae en mis manos Kingdom Come, ilustrado por Alex Ross escrita por Mark Waid, y resucitó no solo en mí, sino en cientos de seguidores estoy seguro, la ilusión de apreciar la imagen palpable de un super héroe tal cual sería en el mundo real. Con dicha publicación para DC en 1996 y MARVELS (previo a KC) no solo madura aun más, el proceso de desarrollo de un guión con diálogos mas humanos, creíbles, narrativas más adultas, sino que la ilustración de Alex convierte el número automáticamente en una obra de arte que le ha valido realizar ilustraciones para films como Unbreakable, spider man 2 y el cartel oficial del Oscar ´01. Y pensé: “ASÍ es como debe verse un superhéroe en “mallas”, y no importa que sean “mallas”, Capitán América se ve CHINGÓN, no importa que sean “mallas” este Supermán SI salvaría al mundo. No importa que sean “mallas” jamás molestarías a este Batman. Y aunque se nota a leguas tintes clásicos en sus personajes, Ross ha cuidado de presentar a todos, sin importar la pose, pelea, diálogo u lo que sea, como lo que son: superhéroes. Y si es Alex, las mallas se ven bien.



Esto me lleva a descubrir la serie JUSTICE, donde Alex no solo se ha chutado toda la ilustración (junto a Doug Braitwhi
te), sino que rinde homenaje a superhéroes y villanos clásicos en una historia muy interesante de papeles inversos y complots complejos que muchos de ustedes reconcerán de las caricaturas “super amigos” (sin los ñoños gemelos fantásticos desde luego). Es muy grato comprar la serie en pocos, sentarte a leer y disfrutar un buen guión que es plasmado (y proyectado por mucho) por alguien como Alex. Es por eso que hoy, regreso a este blog posteando un pequeño homenaje a quien considero uno de los mejores ilustradores e historiadores del mundo del comic contemporáneo.

Una disculpa a los muchos (espero) o pocos que se toman la molestia de leer este su espacio. Bienvenidos de vuelta.




2 comentarios:

Xildad dijo...

ahhh interesante posición con respecto a las mallas jejeje...

Pues mi estimado GIBS, en lo que comparto tu opinion es en aquello de que solo el look que Ross les dio a los superheroes MARVEL/DC es creible para el mundo real (de existir superheroes claro)
tal vez en las recientes pelis de superheroes es la razón de buscar actores más ad hoc... precisamente para evitar caer en criticas...

Ross debe tener modelos con cuerpos esculturales pues tanto los personajes de ambos sexos le quedan geniales...

Sabes? me voy a echar un clavado en todo sirikote (como me prometi hace un tiempo) hay bastantes cosas interesantes aqui.

GRACIAS GIBS

Gibs dijo...

Gracias Don Xildad ya sabe que es usté bienvenido. En efecto Alex tiene varios modelos muchos de los cuales son amigos suyos. De hecho el pastor (el viejito testigo de todo el acontecimiento) que sale en Kindom Come si no me equivoco es su papá.
Saludos!